Creando entornos educativos seguros para todos

Los planteles educativos a nivel mundial se ven ante el gran desafío en como erradicar el hostigamiento, intimidación y acoso escolar en sus aulas. Se tiene que considerar necesidades cuando se direccionan las pólizas y reglas sobre el acoso escolar.

Aquellos estudiantes con discapacidad se les tienen que desarrollar un programa educativo individualizado en la prevención de un plan del acoso escolar y  de protección para ellos. Generarles garantías de servicios adicionales necesarios a sus necesidades.

Es importante que los países generen leyes educativas para los estudiantes con discapacidad. Donde haya leyes de protección que prohíban el acoso, intimidación, segregación, discriminación y acoso cibernético entre otros.

Algunos países han estado desarrollando como a la vez, enmendando sus leyes existentes, pero por desgracia no son implementadas eficazmente.

Por ejemplo en EE.UU. la Oficina de Derechos Civiles ha tomado cartas en esta problemática del acoso escolar, y el impacto que el acoso impacta a los estudiantes, donde los estudiantes con discapacidad tengan y se les asegure un acceso equitativo de los beneficios educativos. Ya que el acoso puede interferir seriamente con la habilidad de los estudiantes con discapacidad a recibir la educación fundamental para su progreso y éxito hacia futuro. Se han comprometido a ayudar a prevenir y responder al acoso escolar, como reducir los prejuicios sociales.

Los entornos educativos para los estudiantes representan un espacio donde pasan mayor tiempo de su vida, como misión central las escuelas están para educar, enriquecer y salvaguardar a todos sus estudiantes, en un contorno de respeto y ejercicio de los derechos de todos.  

Por desgracia esa misión en algunos planteles educativos se registra dinámicas que vulneran los principios de la Convención sobre los Derechos del Niño. Todavía en este siglo XXI se dan casos de castigo corporales, abuso emocional y sexual, como el crecimiento del acoso escolar entre compañeros, en otros casos el acoso y abuso provienen del personal de las escuelas, cual este ultimo muchos sistemas educativos como gobiernos no quieren reconocer ni aceptar esta práctica que hacen muchos docentes en sus aulas.

Como sociedad tenemos que reconocer, que la violencia causa daño en todos los aspectos de la población, y más causa, cuando esta violencia es contra los niños. De la misma manera como sociedad tenemos la responsabilidad de abordar la problemática de violencia que ocurre en las aulas, demandar a nuestros gobiernos y elite política a  desarrollar iniciativas de leyes legislativas, como también,  obtener información sobre tal problemática a nivel local, estatal y nacional, y no adoptar o basarse en informes estadísticos de otros países.

Los gobiernos tienen que mostrar posiciones firmes y coherentes respecto a sus compromisos  asumidos en los derechos de la niñez.

Y esto se puede lograr, a través de generar políticas públicas de protección y restitución de derechos, para poder minimizar la incidencia de estas prácticas de abusos. Por otra parte, los medios de comunicación forman una fuente positiva en concientizar y de prevención  sobre esta problemática del acoso escolar.  

Pero lo más trascendente es que como sociedad no le hagamos indiferencia al acoso escolar,  uniendo esfuerzos le haremos frente a este problema tan crítico que se viven en las aulas a nivel mundial.

Recordemos que el  poner fin al acoso escolar comienza con uno mismo, juntos podemos hacer la diferencia. 

Proyecto PCNE-Bullying©

Red Interactiva PCNE©

Por un Mundo Mejor/PUMM©

L.Schz

Analista en Derechos Infantiles y Derechos de Personas con Discapacidad

Analista de los Programa de Educación Especial

Abogacía ante los Comité de Educación Especial

Activista y Analista en Relaciones Gubernamentales Int.

Derechos Reservados